Nuestra comarca

Nuestras aldeas

CÉRET

Céret atrae a un gran número de personas por su estilo de vida y placidez, su arte, su cultura y su patrimonio (estancias cubistas, desde 1911, Museo de Arte Moderno de renombre internacional, galerías de arte, monumentos, temporada cultural, mediateca, Museo de la Música…), sus fiestas y tradiciones (carnaval, conciertos en particular con « Les Déferlantes Sud de France », sardanas, festivales, feria…), sus productos locales (primeras cerezas de Francia, floración temprana de una mimosa de calidad, gran mercado semanal) y actividades de ocio (barranquismo y parapente, natación (verano), senderismo y ciclismo).

LE BOULOU

Estación termal y balneario de renombre, Le Boulou ha desarrollado una calidad de vida que combina salud, descanso, entretenimiento, cultura y ocio donde todos pueden vivir a su propio ritmo.
Muchas actividades están disponibles para los turistas y los agüistas: natación (verano), tenis, senderismo, ciclismo, cine, biblioteca multimedia, casino, bailes, …

SAINT-JEAN-PLA-DE-CORTS

Antigua propiedad de la Abadía de Arles, bastión de la comarca de la Cerdanya y Bésalu, Saint Jean Pla de Corts alcanzó su apogeo a partir del siglo XII con la construcción de su castillo, en el que los reyes de Mallorca hicieron su residencia de verano.
El pueblo tiene unas ricas tierras agrícolas y es conocido por sus 2 lagos donde se ofrecen varias actividades náuticas, escalada de árboles … Estos lagos también son adecuados para la relajación, la natación (verano), el deporte, la pesca …

MAUREILLAS-LAS-ILLAS

Los pueblos de Maureillas, Las Illas y Riunoguès se fusionaron en 1972 para formar un solo municipio. Maureillas-Las Illas es una tierra vitícola pero también forestal y pastoral con sus bosques de alcornoques que ascienden hacia Las Illas y Riunoguès. Maureillas alberga el museo del corcho y también una capilla con frescos del siglo XII.
Ofrece un entorno auténtico propicio para el senderismo, picnics, recolección de setas y paseos familiares.

LE PERTHUS

La particularidad de Le Perthus radica en el hecho de que la delimitación de la frontera en 1659, en el Tratado de los Pirineos, permitió que se formara tanto en territorio francés como español. ¡Así que solo tienen que cruzar la calle para cambiar de país! Esta característica ha favorecido el desarrollo de actividades relacionadas con el comercio, de ahí la afluencia de clientes para realizar compras.
La naturaleza circundante permite la práctica del senderismo y la ruta ciclista de la vía verde conduce a las puertas del recinto de Panissars, que alberga el Trofeo Pompeyo, un monumento que conmemora la victoria del ejército romano de Pompeyo sobre los españoles. Otros dos monumentos importantes están presentes: el Fuerte de Bellegarde, construido por Vauban, ocupa un lugar importante en la historia transfronteriza, así como la Via Domitia, una vía de acceso creada bajo el Imperio Romano que permite conectar el Gard al extremo sur de los Pirineos Orientales.

LES CLUSES

Les Cluses alberga, en el pasaje más estrecho de las gargantas del Rom (afluente del Tech), los vestigios del “Castell del Moros” de un lado y enfrente se encuentran las ruinas de lo que hoy se llama la fortaleza de Cluse Haute. El conjunto forma una cerradura, «Clausurae», de ahí el nombre de la ciudad, que forma la frontera administrativa entre las provincias de Narbonne y Tarasconnaise bajo el Imperio Romano. La Via Domitia también pasa por Les Cluses.
El pueblo alberga una exposición permanente «El castillo de los moros, un patrimonio único en el corazón de la Via Domitia» que recorre la historia de las fortalezas romanas de Les Cluses y la Via Domitia. También es posible realizar caminatas para disfrutar de su entorno natural.

L'ALBÈRE

Una veintena de masía catalana se reparten por este vasto territorio. Saliendo del pueblo, donde se encuentra una iglesia románica, los excursionistas verán en el camino uno de los dolmen más importantes de la región, Na Christiana. A pocos kilómetros del pueblo, el Puerto de Ullat permite disfrutar de un entorno natural excepcional relajante, perfecto para hacer un picnic a la sombra de los pinos de Laricio.

VIVÈS

Un camino sinuoso atraviesa magníficos bosques de alcornoques y encinas y conduce al típico pueblo de Vivès, donde se encuentra el Instituto Mediterráneo del corcho. Calles estrechas i empinadas, casas con fachadas de piedras y cayroux, un antiguo pozo y muchas otras curiosidades por descubrir.
En el centro del pueblo se encuentra el antiguo campanario de la pequeña iglesia del siglo XII restaurada que revela hermosos retablos y un relicario.
Saliendo del pueblo, un camino de senderismo les invista a descubrir la flora y fauna de la zona.

REYNÈS

Reynés se compone de varias aldeas: Forge de Reynés, Pont de Reynés, La Cabanasse, aldea de St Paul y la Vila… El pueblo de Reynés, por su parte, está rodeado de montañas y permite disfrutar de la naturaleza e incluso hacer senderismo.
¡También es posible tomar la ruta ciclista « Véloroute voie verte » a través del famoso puente de hierro!
La Iglesia de San Vicente, en el corazón del pueblo, y las capillas de San Pablo y Santa maria del Vila forman parte del patrimonio histórico de Reynés.

TAILLET

Desde Reynés, una pequeña carretera serpentea por la montaña a través de encinas y alcornoques hasta llegar a una primera parada en la aldea de Notre Dame del Roure, donde hay una capilla románica catalogada con frescos del siglo XII.

MANTENGÁMONOS CONECTADOS

Las últimas noticias y buenas ofertas se pueden encontrar en nuestro boletín mensual, ¡ recíbalo por correo electrónico !