© Les ponts du diable
Patrimonio históricoLos otros patrimonios históricos de Céretde Céret

Los otros patrimonios históricos de Céret

¡Descubre las puertas de la ciudad y muchos otros patrimonios!

Porte de France a Céret y la Maison Companyo

En la Edad Media, llegando del Rosellón, se cruza el Puente del Diablo, y es por el Carrer Vell (la actual calle de la República) que se accede a la ciudad de Céret. Dando cara a los viajeros, habitantes y comerciantes, se alza la Puerta de Francia, dos torres que forman la entrada principal de la ciudad, la orientada hacia Francia. A cada lado se encuentran las murallas que rodeaban la ciudad. Un puente levadizo permitía cruzar la zanja. Otra puerta, la Puerta de España, abre las murallas hacia el sur. Delante, la plaza del Barri ofrece un espacio de venta para los vendedores ambulantes o de observación para los curiosos. En el siglo XIX, fue un lugar lleno de vida, donde las fiestas y procesiones religiosas eran el centro de la dinámica social  local. La fachada de estilo neorrenacentista italiano, que se alza en la plaza, es la Casa Companyo, familia de notables de la ciudad de Céret. En el siglo XIX, mientras la ciudad se embellece y se adorna con un cinturón vegetal de plátanos, este palacete, situado en una parte de una antigua muralla, está decorado con elementos de terracota fabricados de manera industrial por la casa Virebent de Toulouse. Una fachada majestuosa que sirve de fondo de escena a todas estas manifestaciones… La Casa Companyo acoge hoy la mediateca de la ciudad.

Puerta de Francia, inscrito Monumento Histórico en 1949.

La fachada de estilo neorrenacentista italiano, que se alza en la plaza, es la Casa Companyo, familia de notables de la ciudad de Céret. En el siglo XIX, mientras la ciudad se embellece y se adorna con un cinturón vegetal de plátanos, este palacete, situado en una parte de una antigua muralla, está decorado con elementos de terracota fabricados de manera industrial por la casa Virebent de Toulouse. Una fachada majestuosa que sirve de fondo de escena a todas estas manifestaciones… La Casa Companyo acoge hoy la mediateca de la ciudad.

Puerta de Francia, inscrito Monumento Histórico en 1949.

Puerta de España a Céret (PAHT)

Bajo el reino de Mallorca, la ciudad se desarrolla y se protege rodeándose de murallas. Se abren entonces dos puertas principales para permitir el acceso de los habitantes y de los comerciantes a su ciudad: una en dirección a Francia y otra en dirección a España, de ahí sus nombres. A partir del siglo XIX, la ciudad se embellece. Destruye sus murallas o las transforma en casas y palacios. Dispone de un espacio de paseo bajo los plátanos recién plantados, la Passejada. Al mismo tiempo, el agua del río Tech que llega por el canal de riego es propulsada hacia las callejuelas del centro antiguo para limpiarlo. Una nueva fisonomía se da entonces a la ciudad que se moderniza.

La Casa del Patrimonio Françoise Claustre fue instalada en 1995 en una torre de la Puerta de España. Haste 2021 acogio un museo arqueológico que reunia el resultado de las excavaciones realizadas en el Vallespir y los Aspres por esta arqueóloga, cuya «fama» se hizo en particular durante su toma como rehén en Chad en los años 1970.

Monumento a los Muertos

"El Dolor" en Céret

«La Douleur», 1922, obra de Aristide Maillol

En 1919, la ciudad de Céret se dirige al escultor norte catalán Aristide Maillol (1861-1944) para la creación de su monumento a los muertos, en memoria de los 151 niños muertos por la patria durante la 1ra guerra mundial. Catalana, robusta y sencilla, esta mujer invita al recogimiento. Rinde homenaje a las mujeres que habían mantenido las familias, las granjas y las fábricas en ausencia de los hombres que fueron al frente. Un dolor sensible y humano perfectamente revelado por Maillol. Una serie de dibujos preparatorios fueron depositados en el Museo de Arte Moderno en el momento de su creación.

Clasificado Monumento Histórico en 1994. Sello XX.

Fuente de los 9 jets en Céret

Erigida en 1313 bajo el reinado del rey Sancho I de Mallorca, esta fuente original por sus 9 chorros es el símbolo de un territorio marcado por las revueltas: en el siglo XV, el rey Fernando II de Aragón corona la fuente del león emblemático de Castilla. Después de la anexión del Rosellón (del norte de Cataluña) a Francia, se inscribe en su base la frase: «Venite Ceretens, leo factus est Gallus» (Venga Ceretans, el león se hizo gallo). Y, para reforzar el dominio francés sobre la población local, la cabeza del león se vuelve hacia el reino de Francia.

En esta plaza se estudiaron los términos del Tratado de los Pirineos (1659).

Declarado Monumento Histórico en 1910.

El Castellas de Ceret

Instalado sobre un promontorio que domina la ciudad de Céret, un muro grueso a la derecha del edificio y la base de una torre en el jardín, constituyen los pocos restos todavía visibles de este antiguo castillo señorial de la ciudad (siglos IX-X). En 1916, el pintor Pierre Brune (1887-1956) se instala en Céret. Acondiciona su casa sobre las ruinas del castillo. Desde 1919, su casa-taller el «Castellas», se convierte en un lugar de encuentro para sus amigos artistas como Soutine, Krémègne, Masson, Loutreuil… El conjunto de la obra de Pierre Brune testimonia su fidelidad a la observación de la naturaleza y su apego a Céret muchas veces pintado a través de sus paisajes. En 1948, con la ayuda de Frank Burty Haviland, Pierre Camo o Michel Aribaud, así como del municipio, se lanzó el proyecto de creación del Museo de Arte Moderno. Nombrado conservador, se dedicó a recoger las obras de artistas que habían residido en Céret: Picasso y Matisse formarán parte de los primeros donantes ofreciendo a la ciudad las copas sobre la tauromaquia para Picasso, y una serie de 14 dibujos realizados por Matisse.

El museo fue inaugurado el 18 de junio de 1950.

Monumento del canal de riego en Céret

El 2 de febrero de 1753, el Consejo Municipal de la ciudad de Céret delibera para solicitar la construcción de un canal destinado al riego de una parte del territorio. Este proyecto es importante ya que interesa a cinco municipios del Vallespir: Amélie-les-Bains, Reynés, Céret, Saint-Jean-Pla-de-Corts y Maureillas. Pero el canal de riego tardará más de 100 años en construirse. En 1866, un sindicato de ocho agricultores financia el canal que permite el riego de las tierras agrícolas. Este aporte de agua captada en el río Tech, duplica entonces la producción agrícola y participa en el desarrollo del cultivo del cerezo.

Hoy en día, más de 2.000 personas en las 800 hectáreas de los cinco municipios que integran el proyecto aprovechan el canal de riego de marzo a octubre. Con el fin de rendir homenaje a los agricultores que han invertido tanto física como financieramente en la creación de este canal de riego, la ciudad de Céret inaugura el 30 de marzo de 1937, un monumento conmemorativo, obra del escultor Gustave Violet. En el vestíbulo del ayuntamiento de Céret se conservan los paneles de terracota originales, que se sustituyen por copias de bronce.

La Catalane assise

en Céret

Esta estatua de piedra realizada en 1923 por el escultor catalán Manuel Hugé llamado Manolo (1872-1945), rinde homenaje al compositor Déodat de Séverac, muerto en Céret en marzo de 1921 a la edad de 48 años. Déodat de Séverac descubre con Céret, la música catalana. En 1910 compuso «Héliogabale», una tragedia lírica en tres actos, obra en la que introduce la Cobla catalana. Manolo esculpe desde muy joven en los barrios bajos de Barcelona. En 1903 viajó a París, donde se reunió con el pintor Pablo Picasso, el compositor Isaac Albéniz, el pintor Ignacio Zuloaga y su amigo de juventud Antoni Bofill. En 1909, Manolo se instala en Céret. Fue el origen de la llegada de varios artistas como Pablo Picasso en el verano de 1911 y Georges Braque un mes más tarde.

Mantengámonos conectados

Las últimas noticias y buenas ofertas se pueden encontrar en nuestro boletín mensual, ¡recíbalo por correo electrónico!